jueves, 27 de junio de 2013

¡Hola Mundo!

¡Bienvenidos a mi blog! Espero que aquí encontréis la medalla que os merecéis!

Foto del logo condecorando
Condecorando
Como este artículo es el primero, me gustaría contar lo que hago y el motivo de hacerlo.
Toda esta idea surgió gracias a una amiga. Ella es militar y me contaba que estaba un poco depre porque no le concedían una medalla que ya le tenían que haber dado. Su cumpleaños se acercaba y yo andaba dándole vueltas a la cabeza, intentando encontrar algo que le levantase el ánimo, y de repente idea: hacerle su propia medalla. ¿Qué hacerle? Como nos pasamos tooooooooda la instrucción (sí, yo hice la mili) comiendo kiwis, no sé si porque había una plantación cerca, si es que se llevaban comisión, o si era una especie de experimento... El caso es que de postre siempre, siempre había kiwis. Y de esta manera, creé mi primera medalla: un kiwi.

Luego fui haciendo más, ¿por qué? Porque pienso y creo de verdad que todos, absolutamente todos, nos merecemos una medalla. Todos tenemos algo especial o hacemos algo, por lo que merecemos una medalla. Pues bien, aquí estoy yo para hacerla.

Por supuesto, las medallas son divertidas, desenfadadas, graciosas... Pero como significan algo especial para la persona que es condecorada, es muy gratificante ver como en el momento en el que la lleva colgada en el pecho, éste se le hincha y la persona, inconscientemente, se crece de orgullo. Ese momento es único y es la mayor recompensa que puedo recibir.

Y así, con la idea de condecorar a tooooooodo el mundo, creé mi tienda online en Dawanda, mi cuenta de Twitter @condecorando y ahora este blog para llegar a más gente.

A través de cualquiera de los tres medios, podéis hacer vuestros pedidos, consultas, sugerencias... Yo estaré encantada de condecoraros.

Todas las medallas que hago son completamente manuales, sin moldes, únicas y los precios son invariables y muy accesibles: 5 euros, más gastos de envío ¿Quién se puede resistir a tener su medalla totalmente personalizada y realizada manualmente por tan solo 5 euros? ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¿QUIEN?!!!!!!!!!!!!!!!!

Para los más timidillos, se pueden hacer en versión imán para la nevera, para que puedas seguir luciendo tu medalla, pero en un entorno más familiar o íntimo.

La idea es simple: todo el mundo merece una medalla, yo te la hago y tú te la cuelgas.

Os recuerdo los medios para realizar un pedido: se puede enviar un mail al correo: condecorandote@gmail.com, se puede realizar desde mi tienda en dawanda o a través del formulario de contacto que hay al final del blog.

Foto Medalla Kiwi de fimo
La culpable de todo

No hay comentarios:

Publicar un comentario